domingo, septiembre 16

Muere "El Tojo" Jimenez

Muere en Miami el trombonista Generoso Jiménez

Generoso Jiménez movió a Miami con su música en los conciertos que dio con la Orquesta Tropicana en noviembre del 2003.
PEDRO PORTAL / EL NUEVO HERALD
Generoso Jiménez movió a Miami con su música en los conciertos que dio con la Orquesta Tropicana en noviembre del 2003.

El trombonista Generoso "Tojo'' Jiménez, una de las leyendas de la música popular cubana, falleció anoche en Miami como consecuencia de un paro renal. Tenía 90 años.

Ha muerto el padre del trombón criollo, el artista que hizo historia imprimiéndole un personalísimo y juguetón sonido a un instrumento que hunde sus raíces en la música sacra y en los salones de la nobleza del siglo XV.

El deceso de Generoso se produjo el sábado a las 8:45 p.m. en el Hospital de Coral Gables, donde permanecía internado por complicaciones renales desde el pasado 29 de agosto. Su estado de salud se había deteriorado visiblemente y luego de fallidos intentos por normalizarle el funcionamiento renal, cayó en estado de coma irreversible la madrugada del jueves.

"Estoy muy triste, pero siento que también ha quedado en mí toda la alegría y el cariño que me dio en los últimos años que pude estar a su lado'', expresó su hija, Raquel Jiménez. " Fue un padre extremadamente cariñoso y una persona excepcional, con un espíritu increíble para salir adelante''.

Nacido el 17 de julio de 1917 en la localidad de Cruces, antigua provincia de Las Villas, las lecciones de iniciación musical las tomó del director de la banda municipal y de una maestra de piano de su pueblo natal.

Su primer trombón se lo regalaron unos amigos y discípulos, adquirido en una casa de empeños de la ciudad de Cienfuegos.

Junto al flautista Efraín Loyola y el violinista Gilberto de la Rosa, conformó en 1939 la Orquesta Rítmica como pianista y arreglista. La agrupación pronto se transformó en la Orquesta Aragón, que escalaría hasta los primeros planos de la música cubana del siglo XX.

Pero Generoso abandonó la Aragón poco después de fundada para asociarse a la Orquesta Tropicana, una espectacular banda de jazz que reunió a figuras de la talla de Armando y Mario Romeu, Chico O'Farrill y Alejandro "El Negro'' Vivar.

"El trombón cubano nace con Generoso, que empezó a tocar con una ‘guapería' criolla, un vigor y una gracia nunca vistas con ese instrumento'', comentó el reconocido saxofonista y compositor Paquito D'Rivera, quien el pasado año escribió una composición orquestal dedicada al trombonista con el título de Tojo.

A la altura de los años 50, las improvisaciones inigualables de Generoso engalanaban el mambo y el chachachá, convertido en el trombonista más cotizado de la isla. Por esa época fue llamado a grabar con verdaderos gigantes musicales como Bebo Valdés y su orquesta Sabor, Orestes e Israel ‘‘Cachao'' López, Aldemaro Romero, el conjunto Chapotín y la orquesta Riverside.

Fue justamente una grabación en la Cadena Azul, en 1952, la que marcaría definitivamente su carrera musical y su vida. Allí conoció al célebre Beny Moré (1919-1963), quien ayudó a tejer su fama de trombonista con una frase que se haría memorable en el cancionero cubano: "Generoso, que bueno toca usted''.

Generoso se integró en 1955 a la orquesta de Beny Moré, quien llegó a ser amigo entrañable y padrino de su hija mayor, Regina Jiménez, la primera mujer graduada de trombón en Cuba. Alrededor de 30 de los más conocidas éxitos del Bárbaro del Ritmo contaron con la participación de Generoso como arreglista.

"Beny fue un fuera de serie y no ha tenido hasta ahora nadie que pueda comparársele como cantante, porque él lo hacía todo bien'', confesó el trombonista durante una reciente entrevista con El Nuevo Herald.

En 1965 Generoso grabó El trombón majadero, considerado un clásico de la discografía cubana contemporánea.

Pero la radicalización del proceso revolucionario liderado por Fidel Castro comenzó a exigirle compromisos políticos que no encajaban en el carácter del artista. Su orquesta fue desactivada por tener en las filas a músicos desafectos al régimen y él pasó a ser un simple integrante de la orquesta del Instituto de Radio y Televisión, sin derecho a dirigir otra agrupación.

"Querían que cortara caña los domingos, que hiciera guardia y vestirme de miliciano para poder viajar a los países socialista'', recordaba Generoso. "Pues no, hasta ahí no llegué''.

Desencantado con las restricciones laborales para el desempeño artístico en Cuba, dejó el trombón y se convirtió en vendedor ambulante para poder mantener a su familia.

En el 2002, por iniciativa de uno de sus discípulos, el trombonista exiliado Juan Pablo Torres, y del productor alemán Detlef Englerhard, se grabó en La Habana Generoso, que bueno toca usted, un disco que resultó nominado al Premio Grammy del siguiente año. Las autoridades le permitieron la salida para la ceremonia del premio en Nueva York, adonde tuvo viajar en compañía de un funcionario del Ministerio de Cultura.

"Nos tenían controlados en la misión cubana y no nos dejaban movernos'', recordó su hija Regla Jiménez, que lo acompañó en el viaje. "Fue como estar presos en Nueva York''. Entonces ni siquiera pudo ver a su hija Raquel, que reside en Estados Unidos desde 1980.

Meses después, en noviembre del 2003, pudo retornar a EEUU para cumplir una invitación artística y decidió quedarse para siempre. Tras 24 años sin tocar el trombón, revitalizó su carrera de intérprete con impresionante entusiasmo y vitalidad creativa.

En el 2005, la Academia Latina de Grabaciones Musicales (LARAS) le otorgó un Premio Grammy Honorario a la Excelencia Artística durante una ceremonia en Los Angeles. En esa ocasión pudo reunirse a descargar en el escenario con dos de sus viejos amigos más queridos: "Cachao'' al contrabajo, y Bebo Valdés al piano.

Desde su llegada el exilio, dedicó su tiempo a estudiar y retomar la confianza en el instrumento que lo hizo famoso. Impartía clases de trombón en su domicilio del suroeste de Miami y planeaba "una descarga musical entre amigos'' para el próximo octubre.

Su última grabación fue para el proyecto de disco y documental cinematográfico 90 Millas, de la cantante Gloria Estefan.

Paquito D'Rivera dedicará al artista fallecido su presentación de este domingo en el Festival Nacional de Jazz Duke Ellington, en Washington.

A Generoso lo sobreviven sus hijos Ricardo, Rubén, Regla y Raquel, en Miami; y Regina y Raúl, en Cuba. Además, siete nietos y ocho biznietos.

Los servicios fúnebres se realizarán el próximo martes, a partir de las 6 p.m, en la Funeraria Ferdinand, ubicada en el 2546 SW 8 St, Miami. Su cadáver será cremado.

No hay comentarios.: