miércoles, agosto 8

COMUNICADO CONMOCION ORQUESTA

Me permito publicar, y con todo gusto lo hago, un par de comunicados que me han llegado de una de las agrupaciones bogotanas mas representativas de la Salsa en COLOMBIA y creo que Bogotá hace parte de Colombia.

Es realmente lamentable ver que en el evento donde aspiramos los melómanos a tener la reunión de las agrupaciones que durante el ultimo año han enriquecido la escena musical salsera no van a estar todas y por el contrario tendremos agrupaciones que no son representativas de nuestra ciudad y de nuestra música.

No hablo por el caso solamente de la CONMOCION, también lo hago por KIMBAWE, CALAMBUCO, SEXTETO LATINO MODERNO, entre otras.





¿NUESTRA CIUDAD NOS CIERRA LAS PUERTAS?


Tristemente he tenido que ver como en el único evento masivo que existe para la salsa en nuestra ciudad capital se cierran las puertas a aquellas agrupaciones que durante el transcurso del año están frecuentemente trabajando en pro de este genero y representando a la música de la capital en diferentes escenarios, contrario a esto se eligen agrupaciones que se reúnen únicamente para acceder a la remuneración económica de este tipo de eventos, en pocas palabras, las orquestas que durante todo el año representan la salsa en Bogotá no tienen derecho a representarla en el único evento masivo que se realiza en la ciudad, por tal razón me permito expresar públicamente mi inconformidad con respecto a los resultados de las convocatorias de música de la secretaria de cultura en la franja de salsa y son.

CONMOCION ORQUESTA es una agrupación de trabajo colectivo que viene desarrollando desde hace 5 años una incansable labor por llevar la salsa a un público masivo. Desde hace aproximadamente dos años se viene realizando un trabajo mas intenso, contando con una nomina fija y realizando un promedio de 50 presentaciones anuales, cabe destacar que de esta nomina de músicos hay casos como el de la sección de vientos y la sección de cantantes que llevan algo mas de cuatro años trabajando juntos y que un 90% del colectivo son estudiantes de últimos semestres de música en diferentes universidades de la capital.

Actualmente CONMOCION ORQUESTA cuenta con más de 3500 copias de su primera producción discográfica distribuidas a nivel mundial, destacándose en diferentes listados y paginas Web relacionados con la salsa. Ha participado como orquesta invitada en festivales de salsa en ciudades como Cali, Medellín y Manizales con un éxito rotundo y sin tener que presentar algún tipo de audición. En el año 2006 su primera producción LA CARA DEL GATO fue nombrada como una de las 10 mejores del año por el comunicador Puertorriqueño ELMER GONZALEZ CRUZ y recientemente fue incluido el tema CONMOCION en el compilado italiano MARGARITA CALIENTE.

Desafortunadamente si aspira a un cupo en el festival Salsa al Parque nuestra orquesta debe competir con varias agrupaciones que pasan todo un año sin hacer algo por la salsa, músicos que en la vida real se dedican a tocar donde mejor les paguen, pero vaya sorpresa, estas agrupaciones no solo tienen un cupo en el festival sino que obtienen los mejores puntajes, esto sin contar con que en algunas agrupaciones hay músicos que jamás han tocado juntos, o en el mejor de los casos fueron a dos ensayos antes de la eliminatoria, pero claro, son excelentes músicos y en un ensayo pueden montar los temas requeridos para la eliminatoria.

Habiendo expuesto estos puntos me pregunto, ¿Qué es lo que hay que hacer para obtener un cupo en este evento?, ¿de que sirve trabajar incansablemente por este genero?, ¿será que es mejor armar un grupo una semana antes de la eliminatoria que presentar uno con cinco años de trabajo?, ¿será que hay que llegar con un buen grupo de amigos que simplemente sean muy buenos en su instrumento y tengan una buena lectura a primera vista? (entiéndase chisga), ¿ será que hay que haber pisado una que otra tarima con los jurados?, ¿chisga al parque?!!!...

Afortunadamente ni el futuro de nuestro grupo ni el de sus integrantes ni el mío en particular dependen de los estamentos gubernamentales y mucho menos de la secretaria de cultura, si fuera así, CONMOCION ORQUESTA y creo que ninguna de las agrupaciones que verdaderamente representan la salsa Bogotana habría obtenido los logros que hasta el momento han alcanzado.


FABIO GARCIA
DIRECTOR CONMOCION ORQUESTA - AGOSTO 08 DE 2007

LLEGÓ LA SALSA BOGOTANA…PERO NO A SALSA AL PARQUE

Desde hace algún tiempo se viene hablando con insistencia de un creciente movimiento salsero en Bogotá con unas características bien particulares: Es protagonizado por músicos jóvenes, en su mayoría estudiantes de las universidades capitalinas, tiene una buena dosis de creatividad, ya que buena parte del repertorio es inédito, son agrupaciones estables, es decir que mantienen un nivel constante de presentaciones y sus nóminas no sufren muchas alteraciones; y ya varias de ellas han logrado publicar su primer trabajo discográfico.

Todo esto resulta ciertamente especial en una ciudad como Bogotá, caracterizada desde hace años como una tierra apática y poco dada hacia la música del Caribe; y aunque no se puede negar que en décadas pasadas existieron agrupaciones salseras, estas por diversas razones no trascendieron, o debieron emigrar a otras ciudades en busca de mejor suerte (caso particular de Niche y Guayacán, orquestas gestadas en la capital, pero que solamente lograron consolidarse, tras radicarse en Cali). Es hasta el año 2002 cuando irrumpe La 33 que empieza a escribirse una nueva historia, y a partir de entonces el epicentro del movimiento de orquestas en Colombia se ubica en Bogotá. Por razones que constantemente se investigan, pero que aun no se explican plenamente, empiezan a aparecer aparentemente de la nada, nuevas agrupaciones con las características antes descritas y poco a poco se van haciendo conocidas en el medio salsero nacional. La salsa colombiana, que hasta entonces parecía ir de capa caída vive un resurgimiento, ya que esta nueva generación deja de lado las tendencias románticas que saturaban el mercado y recuperan el sonido fuerte que siempre exigieron los verdaderos amantes de esta música. Aparecen entonces grupos como Real Charanga, La Banda, Calambuco, Kimbawe, Conmoción, que trabajando con constancia empiezan a dejar en alto el nombre de Bogotá, como ciudad salsera, llegando incluso a trascender en el ámbito internacional a través de reseñas en importantes páginas (www.descarga.com, www.laconga.org, www.herencialatina.com) y a la inclusión en compilados producidos en Europa (Caso particular el de la serie italiana "Margarita Caliente", que ha incluido música de La 33 y que en su más reciente edición presenta grabaciones de Conmoción Orquesta y Calambuco).

Mientras todo esto ocurre en el mundo real, se prepara una nueva edición del Festival Salsa al Parque, en momentos en que las entidades del Distrito Capital viven un caos, tras la reforma administrativa. La fusión del Instituto Distrital de Cultura y Turismo, con el de Recreación y Deporte, provoca enormes retrasos en las convocatorias artísticas anuales, en las contrataciones de los organizadores de los eventos y ocasiona que el aniversario número 10 (una fecha ciertamente representativa), se organice en un tiempo record. Todo el tiempo se maneja la total incertidumbre acerca de las fechas de las audiciones para acceder a un cupo en el evento y casi sobre el tiempo los participantes se enteran de la hora y lugar de estas.

Volvemos atrás en el tiempo para recordar lo que ha sucedido en estas audiciones. Diez años atrás, no existía en Bogotá el número de orquestas salseras establecidas que existen hoy en día y al festival se presentaban agrupaciones cuyos nombres poco y nada decían al público asistente, así en sus filas contaran con músicos de trayectoria. Generalmente clasificaban aquellas que reunían en su nómina los músicos de mayor nivel, era algo justificable dada la situación que se vivía por aquel tiempo, pero estas agrupaciones se disolvían apenas terminaba su presentación en el evento y aquellas que lograron grabar algo, nunca lograron trascender (alguien recuerda nombres de agrupaciones que hayan publicado algo en ese entonces?).

Saltamos en el tiempo nuevamente a la situación actual y vemos como agrupaciones jóvenes pero con un nombre y un sentido de pertenencia por Bogotá son una realidad. Al público común los nombres de La 33, Conmoción o Calambuco entre otras ya le dice algo, son grupos que actúan constantemente en los bares capitalinos y que incluso la radio comercial, tan reacia a difundir la salsa nacional está empezando a programar con cierto entusiasmo.

Llegan entonces las audiciones y vemos como agrupaciones de músicos de enorme trayectoria, pero que no han estado impulsando la salsa sino que dedican su talento a otro tipo de proyectos, respetables por supuesto, se convierten en la representación distrital de la salsa bogotana ocupando los puestos que deberían ocupar por derecho propio a esas orquestas que han hecho que se empiece a hablar del movimiento salsero bogotano. ¿Problemas de concepto?, ¿desconocimiento de la realidad?, ¿resentimiento con las nuevas generaciones?, ¿ rosca?. Alguien tendrá que dar una explicación a esto.

Habrá quien lo justifique desde lo puramente musical, obviamente si el jurado es integrado por músicos este será el aspecto que prime. Pero hasta un estudiante de música puede notar la diferencia entre un grupo consolidado y uno armado a última hora. Y es que la música popular no son solo notas, ni afinación perfecta. Si así fuera tendríamos que descalificar a un intérprete de marimba chonta porque su instrumento no es temperado, o a un grupo de cantaoras de bullerengue porque su afinación no es 4-40. Es más, me atrevería a firmar que si la primera orquesta de Willie Colón, esa de los trombones desafinados y el canto chillón y nasal de Hector Lavoe, se hubiera presentado a este festival, jamás habría sido admitida.

Pienso que es el momento de que quienes diseñan las convocatorias para este festival entiendan lo que está sucediendo ahora y que se enteren, por si aun no lo han hecho, que hoy en día en Bogotá hay un movimiento salsero fuerte.. La salsa bogotana no está representada por quienes montan una orquesta en dos semanas con los mejores músicos del país, quienes luego de recibir su paga por su presentación se dedican a todo, menos a reivindicarla. La salsa bogotana está representada por quienes día a día luchamos por ella, estamos creando, nos reunimos a ensayar, golpeamos en miles de puertas en procura de abrir una, vivimos dificultades económicas en medio del sueño de hacer algo grande y en medio de todo esto estamos dejando huella.

Desafortunadamente se está perdiendo una oportunidad única para consolidar de una vez por todas este evento. Y es que la única forma de hacerlo masivo es presentando a esos grupos que nacen en el seno de la ciudad, y que sin lugar a dudas son parte de ella. Si los músicos profesionales que desde los años 80 hicieron salsa, nunca pudieron o no quisieron consolidar un proyecto estable y trascendental, no es culpa de las nuevas generaciones. A ellos se les agradecerá el aporte que de una u otra forma hicieron, pero es el tiempo de una nueva generación que está mostrando otra forma de hacer las cosas, con mayores facilidades o mejores oportunidades quizá, pero esta salsa de hoy es una realidad que ya está conociendo el mundo y que hoy está siendo desconocida por el evento más importante de salsa en la capital colombiana.

Afortunadamente, ni Conmoción Orquesta ni ninguna de las otras agrupaciones descartadas por el ilustre jurado, vamos a parar acá. Mientras otros desaparecerán al bajarse de la tarima del décimo Festival de Salsa al Parque, nosotros seguimos escribiendo la historia de la verdadera salsa bogotana
Jaime Rodríguez
Fundador Conmoción Orquesta

No hay comentarios.: