martes, enero 23

EL DJ ERRANTE EN LA PRENSA BORICUA

Aunque a algunos les cueste reconocerlo Gary Dominguez el "DJ Errante", como algun sector de sus amigos lo llaman, ha sido, por lo menos en la ciudad de Bogotá (Colombia), quien logro vender aquello de las audiciones salseras, por que en esta ciudad es muy dificil abarrotar un sitio por toda una noche de Viernes o Sabado solo con la historia musical de un personaje o una orquesta.
Ademas estuvo en la organizacion de, a mi juicio, tal vez el unico y verdadero encuentro de DJs que se realizo en Bogota dentro del marco de los festivales Salsa Al Parque, aquel que tuvo lugar en el Parque Central Bavaria por alla en el año 99.
Ademas contra muchos de los melomanos mas recalcitrantes combinó la salsa de los 70s con un genero musical que hasta ahora empezaba a despuntar, La Timba Cubana; programas de radio de gran exito y las mismas audiciones de musicos cubanos hasta ese momento desconocidos.
Por UN RADIO paso el DJ Errante con "El Corazon del Patio" un programa dedicado a la poblacion carcelaria de nuestro pais y al lado de el tuvimos la oportunidad de visitar varios de estos lugares como la Carcel Modelo, El Buen Pastor, entre otras, haciendo audiciones en fechas especiales como la de la Virgen de las Mercedes.
En una segunda etapa en la 98.5 hicimos "EL TREN LATINO" programa que reunia a 4 programadores musicales con distintos estilos en una sola franja radial de 4 horas (Ismael Carreño, Musica LatinoAmericana; Lucho "Bilongo" Hernandez, CaribeAndo; Gary Dominguez, Estamos en Escena y Manuel Durango; Conexión Latina).
Con el permiso de su autor (Miguel López Ortiz), reproducimos a continuacion un articulo que nos llego gracias al foro salsa ,cuero y timbal con una nota especial que le hicieran a nuestro amigo Gary Dominguez en Puerto Rico.



Aquí el fundador de La Taberna Latina
Por Miguel López Ortiz



Fundación Nacional para la Cultura Popular



El ‘disc-jockey’ colombiano Gary Domínguez visitó recientemente la sede de la Fundación Nacional para la Cultura Popular en el Viejo San Juan.(Foto Javier Santiago / Fundación Nacional para la Cultura Popular)

En el panorama salsero colombiano Gary Domínguez es toda una personalidad. Porque no sólo se trata del más popular “disc-jockey” y uno de los máximos conocedores de la historia de la salsa en su país, sino porque fue el fundador de la más famosa salsoteca de Colombia: La Taberna Latina, que funcionó en la Quinta San Fernando, de la ciudad de Cali, durante 20 años (1982-2002).
Es importante aclarar que la salsoteca es un concepto de centro nocturno surgido en Medellín en 1980 – la primera, Salomé, fue fundada por el musicólogo César Pagano, quien luego estableció en Bogotá El Goce Pagano –, en el que los salsómanos van especialmente a escuchar y a empaparse de la historia de la música afrocaribeña, sobre todo la salsa clásica. No tanto a bailar.
Durante los últimos cuatro años, Gary Domínguez ha organizado el Encuentro de Coleccionistas Salseros de Nueva York, cuyas dos primeras ediciones se celebraron en el Centro Cultural Caribeño de la Catedral Saint Paul, en Manhattan. Las siguientes se realizaron en el anfiteatro del Hostos Community College. La más reciente se realizó el 21 de octubre de 2006. Actualmente se encuentra pasando una temporada en Puerto Rico y su intención es montar una función similar aquí.
“Empecé a organizar esta serie de eventos en La Taberna Latina y, en 1991, en el marco de la Feria de Cali. En cinco días logré convocar a 200 “disc-jockeys” coleccionistas y a más de 50,000 fanáticos de esta música. Un día se le dedicaba a Cuba. Otro a Puerto Rico, otro al jazz latino y los otros dos a la salsa internacional. En Nueva York ha tenido en éxito tremendo. Además de reunir a los llamados salseros de la mata, que van a intercambiar o a comprar discos, incluyo disertaciones y charlas con historiadores importantes como Humberto Corredor, René López, Henry Medina y Max Salazar. El ambiente que se crea es muy chévere”, nos comenta Gary, quien fuera, además, anfitrión de los programas radiales “Raza latina”, que transmitió Tropicana Stereo – filial de la Cadena Caracol – (1985-1995) y “Tren latino”, emitido por UN RADIO (1995-2002).
En fecha reciente publicó el voluminoso libro (587 páginas) titulado “El cuaderno latino de la salsa / 100 biografías salseras de La Taberna Latina”. El mismo constituye una guía ideal para los “disc-jockeys” que se proponen continuar el concepto de salsoteca que instituyó o crear emiciones radiales dedicadas a la música que tanto le apasiona. La mayoría de sus biografiados, de quienes incluye discografías bastante completas son puertorriqueños o neoyorquinos de origen boricua.

Por otro lado, a pesar de que, específicamente Cali, suele ser identificada como la verdadera Capital Mundial de la Salsa, nuestro entrevistado aclara que, si lo es, se debe a que en su país a los maestros y estrellas de este ritmo se les admira y se les respeta a un nivel no comparable a como sucede en otras plazas. Además, allí se cotizan muy bien y se les contrata constantemente.
“Para que tengan una idea, en Cali existe una salsoteca que se llama Impacto CREA; otra llamada La Sonora Ponceña; otra que lleva el nombre de La Mulenze y así por el estilo. Y todas llevan el logo que identifican a esas orquestas. La mayoría son salas pequeñas. La Taberna Latina, por ejemplo, sólo tenía cabida para alrededor de 100 personas. Pero son muy concurridas. Claro: también hay salones mucho más grandes y estadios enormes. A mi salón iban todas las figuras importantes. Yo les invitaba a comer un sandwich cubano y a darse un trago. Entonces aprovechaban para compartir con sus fanáticos. A diferencia de Estados Unidos, en Colombia no hay problema de índole político cuando de rumba se trata. Allá se escucha a Los Van Van, NG La Banda e Irakere con la misma frecuencia que El Gran Combo, Oscar D’León o cualquier banda colombiana. A nosotros lo que nos interesa es que la música sea buena”, asevera.
Considera que después de Cuba, Puerto Rico y Nueva York, Venezuela es la cuarta potencia salsera del mundo – Sin embargo, manifiesta que todavía los músicos salseros de su patria no han alcanzado un nivel de calidad a la altura de Cuba, Puerto Rico, Nueva York y Venezuela. De paso, califica a esta última plaza como “la cuarta potencia” en lo que a salsa respecta.

Gary Domínguez muestra al periodista Miguel López Ortiz su libro titulado “El cuaderno latino de la salsa / 100 biografías salseras de La Taberna Latina”.(Foto Javier Santiago / Fundación Nacional para la Cultura Popular)

“Tengo la esperanza de que Colombia alcance ese nivel, pero todavía los músicos de mi país están estancados en Guayacán, Niche y Diego Galé. Desde que ellos aparecieron, no ha surgido un conjunto a la altura del Trabuco Venezolano o a los grupos Mangó o Madera, también de Venezuela. Menos aún, de los bravos de Puerto Rico, Cuba o Nueva York”.
Nacido en el barrio caleño de Alameda, el 29 de julio de 1958, Edgar Mallarino Domínguez – o Gary Domínguez ante la masa salsómana – es hijo de quien fuera uno de los grandes astros del fútbol colombiano, del mismo nombre y apellidos. Era estrella del equipo América. Nos cuenta que su progenitor solía organizar Fiestas de Agüelulos, muy tradicionales en Cali y que se celebran los domingos en la tarde.
“A esas fiestas los amigos van, principalmente, a escuchar música caribeña y tangos. Eso es lo que más gusta allá. Yo empecé amenizándolas como ‘disc-jockey’. Me convertí en un verdadero melómano. Recuerdo que la primera canción que me impacto fue la guaracha ‘La gaga’, de Pedro Flores, grabada por Daniel Santos”, rememora.
Agrega que posee una colección enorme de discos de vinil (o LP’s) y una gran colección de compactos, pero entiende que al buen coleccionista no se identifica por la cantidad, sino por las rarezas y el valor histórico de las piezas que pueda poseer.
Luego de cuatro años en Nueva York, planifica reabrir La Taberna Latina en su natal Cali – “A veces uno se encuentra con un tipo cuya colección es pequeña. Quizás no alcanza ni los 100 álbumes. Pero, entre ellos, tiene alguno que todos los coleccionistas codician y darían cualquier cosa por tenerlo. Por eso no se puede menospreciar a quien tiene mucho menos que uno”, sostiene.

Luego de cuatro años establecido en Nueva York y tras culminar su temporada en Puerto Rico, Gary Domínguez planifica volver a su nativa Cali para establecer la nueva sede de La Taberna Latina.
“Mantener un establecimiento como este resulta muy caro en Colombia. Como en casi todas partes. Pero ya tengo un local y el ánimo de volver a la batalla. Disfruté inmensamente de las experiencias que tuve con mi salsoteca y la echo de menos. Voy a revivirlas”, concluye decidido.

No hay comentarios.: